VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

11 ago. 2014

OJO POR OJO: TÚ PIERDES.


Esta misma tarde, hace escasos minutos, andaba yo camino a la farmacia cuando delante de mi dos chicas se dieron un beso en la boca y, cogidas de la mano, emprendieron rumbo por las calurosas calles de la urbe.

En sentido contrario, cara a mi, venían de compras una familia: los padres y una niña de entre 8 y 11 años.
Cuando pasaron donde estaban las chicas saludándose, y justo delante de mi, escucho en voz alta el seguiente comentario:
(Padre) - Lo que tenemos que ver...
(Madre) - Si fuera hija mia ya le hubiera cortado el cuello.

Repito por si te habías dormido: "Si fuera hija mia ya le hubiera cortado el cuello."

Nada de hablaría con ella, o le recriminaría, o le regañaría...la decapitaría.

Esta familia no las conoce de nada. En cambio las juzga. No entran en si hay amor, si hay respeto o si es buena gente. La muerte debe ser para ellas. Y, encima, hacen el desafortunado comentario justo a mi lado pensando que militaba en el mismo bando que ellos. Con lo cual se me ha ocurrido una idea genial:

Como la igualdad entre las personas es un derecho constitucional que apoyan las leyes, vamos los homosexuales a matar a cualquier heterosexual. Sin mirar pelo.

Centrémonos en la familia que comentamos. Primero a la niña pequeña, que no tiene culpa pero es el fruto del acto sexual de dos personas de distinto sexo, le harermos en vivo dos enormes cortes en la espalda y le sacaremos por detrás los pulmones hasta que se colapsen fuera de cuerpo. Hay que ser así de tajantes, no olvides que algunos heteros acusan a los gay de histriónicos y exagerados. Démosle la razón por una vez.
Como la madre estará mirando y tenderá a cerrar sus ojos para no ver la sangrienta escena, le cortaremos los párpados con una cuchilla para que no pueda cerrarlos. Y al padre le romperemos a martillazos las rodillas hasta que queden convertidas en polvo.

Al fin y al cabo, ellos fueron los primeros que querían decapitar a las chicas sin motivo alguno. ¿Qué impide hacele eso a ellos? Es lo justo. Yo mato, tú matas, él mata.

Lo más sencillo hubiera sido el respeto de la familia ante el tímido beso de la pareja ( que tampoco se estaban comiendo los morros en plena calle, señores) o al menos tener el cuidado de no comentar esto en voz alta cuando pasa otra persona ya que no sabes si esa persona apoya tus gustos o no. Dos errores de dos.

Si te molesta o duele este post, lo encontraré natural. A mi también me ha molestado el comentario y me he callado. Eso es lo que una persona decente debe hacer. Si insultas o deseas la muerte, recuerda que todos somos iguales, y mi cuter siempre estará afilado.

3 comentarios:

  1. Brillante. Eres el p*** rey. ¿todos pagamos impuestos y tenemos los mismos deberes?. Pues entonces el derecho a amar , a querer o a follar es idéntico para todos nosotros.

    ResponderEliminar
  2. He leido la primera parte. La segunda era muy macabra y son muy joven para leer cosas así.
    Me lo ha dicho mi madre. Ja,ja,ja.
    Mirar chicos, ¿Cómo esperamos que la gente joven de ahora acepte de modo natural estas cosas, si resulta que los padres son (no me incluyo por suerte), analfabetos mentales, por ser suaves?
    Y de este tipo de madres no me fio yo mucho.
    Ni le cortaría el cuello ni nada.
    Como mucho, y no creo, la echaría de su casa.
    Pero muchas de estas bocazas al final son las primeras defensoras de sus hijos.
    A modo jocoso, diré que seguro que son de esas tipejas que están en contra del top-less y de la playas nudistas, y después, para desgracia de todos los playeros, ponen todas sus lorzas al sol y sólo se tapan el pezón y un poco el chichi.
    Termino, estas cosas me indignan.
    Por darle un beso a otra chica le corta el cuello. Si se "prostituye-Casa" con un hombre que no quiere y que incluso le da un poco de asco, pero tiene dinero, la madre superencantada. Aunque después la hija tenga dos o tres amantes a lo larg de su vida.
    ¡Pero no ha estado con una lesbiana!
    Puta hipocresía.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar