VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

10 ago. 2014

LA AZAROSA VIDA DE SOR BETTE DeSIDRA


Bettina Larosse Pommedeterre ( 1927 - 1971 ) fue una misionera italiana de una parte de Florencia llamada Romola. Su padre era un alcoholico empedernido que pegaba a la madre cada vez que el reloj de la iglesia marcaba los cuartos.
Sus padres fallecieron cuando Bettina contaba con 14 años de una hostia que le metió el padre a la madre. Ella murió de la hostia y su padre de la onda expansiva.
Bettina fue a parar a casa de la tía, hermana por parte de madre, llamada Bernadette Cusenié. Bernadette era una mujer justa pero de talante serio y profúndamente religiosa quien se deshizo rápidamente de su sobrina metiéndola en el convento de las Descalzas Callosas.

De espíritu aventurero, Bettina pidió ir al Africa a ayudar en las Misiones a los negritos como enfermera, ya que en el convento cursó los estudios de enfermera y de jefa fresadora.

Tras llegar a Africa participó en la construcción de un pozo de agua matando a la casi totalidad de la población por ahujerear una fosa séptica y dar de beber a todos.
Como pudo se dirigió a otra tribu cercana y les dijo: "Os vaticino que vuestros vecinos jamás os volverán a molestar". Y se quedó con ellos.

Conjugó su labor de enfermera con la de evangelizadora. Levantó una humilde iglesia hecha con las diarreas de los fieles y algún cagarro de hiena tuerta.
Escolarizó a los niños en sencillas tareas como aprender a leer y hablar.
- La H y la A, HA. Junto con la M y la B, HAMB con la R y la E: HAMBRE.

Con los adultos les ayudó a sembrar y recoger la cosecha, pero la tierra árida solo daba para plantar guindillas y pimienta cayena con lo cual se pasaban todo el día bebiendo.
Fue violada por una guerrilla de los Tutuseko y enfermó casi un mes estando entre la vida y la muerte. Sólo el licor de guindillas le aplacaba el dolor con lo cual se conviertió en una alcoholica como su difunto padre.

No pudiendo evitar la ablación de clítoris de las niñas jóvenes, cosa de la cual luchó con todas sus fuerzas, al menos les convenció para cambiar la tapa de conserva oxidada con la que practicaben la mutilación por una radial Bosch.

La mala suerte hizo que tras construir los hogares con mierda de animales, lloviese lo que no está escrito en Africa, tiznando de mierda a los habitantes que se refugiaban dentro de ellas. Todo era mierda. Su vida, la tribu, las casas, el calor y el agua estancada.

Ya al final de sus días, borracha como una cuba, se enfrentó a un rinoceronte poniéndose desnuda ante él. Ella mantenía que eran cortos de vista pero el trompazo fue como dos expressos en dirección contraria. Sor Bette salió despedida por los aires perdiendo la vida al desnucarse con una cria de gacela que pasaba por allí.

Bette fue una mujer de caracter, abnegada y bondadosa que lo dio todo por los más desfavorecidos. Amén.



No hay comentarios:

Publicar un comentario