VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

22 abr. 2017

TORSIN






Todo mi cariño para Jesús, la persona que más me ha hecho reir en esta vida y al que quiero con locura loca. Gracias por ser así: ácido, faltón y bestia.....en el fondo tienes un corazón que no te cabe en el pecho (Cardiomegalia).

14 abr. 2017

LA VIDA DE TOPANGA, LA PRIMERA MUJER SIOUX QUE APRENDIÓ EL DIALECTO VALENCIANO A TRAVÉS DE UN ARBOL


Topanga ( traducido sería acantilado ) fue una mujer sioux única. Fuerte, hermosa, trabajadora. Venía de una estirpe que respetaba el medio ambiente y que fueron expulsados de sus tierras a causa de la conquista del Oeste y del desarrollo del tren.
En la tribu ella era la encargada de acompañar a las personas mayores a lo profundo del bosque para que esperasen bajo un árbol su eminente muerte por vejez o enfermedad. También llevaba al bosque a las parturientas que estaban a punto de parir. Se cogían fuertemente a un tronco y hacían fuerza hasta que por gravedad el niño y la placenta salían del útero. El número de muertes por alumbramiento era altísimo y se debía a diferentes causas: la parturienta quedaba eternamente pegada al árbol por la resina. En otras ocasiones, al parir, los mapaches raptaban al neonato. Otras tantas las hormigas devoraban a la madre pegada a la resina y al niño que quedaba colgando de la matriz. También las arañas y gusanos de seda convertían a la parturienta pegada al árbol y al bebé en gigantescos capullos de seda. Lo único positivo de todo ese terror es que amenizaba la espera de los desahuciados ancianos que esperaban en los otros árboles hasta correr casi la misma suerte.

Topanga se despertaba muchas veces hablando un extraño idioma. Algunas palabras se quedaban en su cabeza aunque desconocía su significado. "Fartons", "parrús", "abaetxo", "orxata" o "ninot" eran algunas de ellas.
Le dijo al jefe de la tribu que en una de sus visitas al bosque se tumbó sobre una piedra y cuando despertó había soñado que el bosque le hablaba y ella contestaba al bosque....pero era en valenciano.

Topanga adoptó un niño que sobrevivió al parto aunque su madre fue roída por musarañas. Le puso de nombre Hakadah, que significaba "último lamento"en honor a su madre que murió a dar a luz, pero el niño era tan pesado que al final le llamó "Agonías".

Agonías le dijo una mañana a Topanga:
- Topanga, madre adoptiva sioux, ¿qué significa "la figa ta tía rossegan kikos?
- ¿Por qué preguntas de manera lenguaráz esas palabras? - pregunto Topa.
- Soñabas en la madrugada, en voz alta, que te apenaba que quemasen la Falla, que te picaban los moños de fallera y pedías chocolate con buñuelos de calabaza. Intenté despertarte pero me dijiste "La figa ta tía rossegan kikos"
- No sé, mi pobre Agonías, la madre Tierra, Gaia, me habla por las noches en una extraña lengua que desconozco pero logro entender...

Fueron al hechicero, mató a una gallina y le sacó las vísceras.
- Son las tres menos cuarto - le dijo el hechicero con las manos manchadas con los entrañas del animal.
- Hechicero, no te pregunté la hora. Te pregunté por el extraño idioma en que me habla la Naturaleza.
- Ostia, espera. Ahora tengo que matar otra gallina que me había despistado con tu pregunta.
El hechicero mató a una segunda gallina, le sacó las vísceras y, mirando entre ellas, comentó: Voy a dejar de ser hechicero porque este asco no me compensa las chorradas que me invento para seguir de hechicero de la tribu.
Se lavó las manos y se fue. Se fue del pueblo.

Topanga siguió con su vida normal, trasladando enfermos y ancianos, parturientas y desahuciados al bosque y dice la leyenda que, cuando Topanga murió de muerte natural, la brisa entre las hojas de los árboles entonaban el himno de "Horchatera Valenciana".

Sí, ya sé. Una gilipollez. Pero amo mi tierra...La millor terreta del Mon....