VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

5 jul. 2014

¿TE IMAGINAS UN PEZ ABISAL COMIENDO KIKOS?


FENOMENOS PARANORMALES

Ultimamente tenemos muchas ganas de hacer el imbécil. Será por la Sociedad, por la escala de valores inexistente o por las contínuas ingestas de productos transgénicos (aparte de los lazos consanguíneos demasiado cercanos).
Si nos aburrimos jugamos con la Ouija sin pensar en todo lo que sale en las películas de miedo que nunca acaban bien.
Eduart Capdevila contactó con un espíritu tartaja y no pudo despegarse de la Ouija en dos días. Aquello no iba para delante ni hacia atrás.
Conchita Cubertoret notó después de un sesión de espiritismo cómo los pepinos de su frigorífico aparecían todos los días en su culo y en su boca.
Ramiro Pelechano vió como su Tv engullía a su hija pequeña que acabó atrapada en el "Sálvame" con graves daños psicológicos.
Los niños Olga y Omar fueron dados por culo hasta la saciedad por invocar al Duque de Feria. Los tuvieron tres semanas en la UCI infantil que si se iban o no.
Fulgencio Ravassot vió con horror como su mujer levitaba en la cama pero fue una falsa alarma ya que se trataba de la compresa con alas que se ponía por la noche para evitar pérdidas de orina.

Y es que eso de jugar con el "más allá" es un juego de azar peligroso porque es como llamar a un número de teléfono desconocido: no sabes quien te va a contestar.

Leonorigües Blanco quiso hablar con su tía Ludgarda del más allá, pero hubo un cruce y acabó siendo golpeada con el pene de un gorila gigante de Madagascar.
Y es que en esta vida la gente que se ha muerto podía ser muy buena, pero no sabemos como la va en la otra vida. Esto es lo que le pasó a Julian Conejero, que quiso hablar con su esposa fallecida, la dulce e hirsuta Angelines Pons que, en la otra vida, vendía seguros de Mapfre y le puso la cabeza como un bombo.

Otra cosa importante es cuando adquieres una casa de segunda mano. Debes investigar quién vivió ahí y si algo maligno se esconde en las cuatro paredes.Si eso fuera así, se pueden hacer varias cosas para saberlo con certeza:
1 - Poner un huevo bajo la cama. Si al día siguiente sale una avestruz, algo pasó en la casa.
2 - Otra cosa es poner cinco velas en forma de las puntas de una estrella. Si se prende la casa, eres idiota.
3 - También se puede saber si hay una presencia maligna si te despiertan a sartenazos y no se ve quién lo da.

De cualquier modo, invocar al susodicho no es buena idea. Es mejor recurrir a profesionales. Y no me refiero a espiritistas, que todos son unos bufones, sino a putas para que te quiten el susto a base de sexo guarro y perversiones. Muchas veces, de la verguenza ajena, son los espíritus los que hacen las maletas y se van, pero has de tenes cuidado porque otros se apuntan y acabas haciendo el trenecito.

Marisa Bertomeu notó que una noche un "ente" le metía el tubo de la aspiradora por el papo. Horrorizada salió de la habitación tropezando con el cable de dicho artefacto y cayó por las escaleras rompiéndose un tobillo, cosa que aprovecharon los demás espíritus para orinarle en los ojos.

A Roberto Cabrerizo que quiso hablar con su hijo mongólico fallecido se le apareció el mismísimo Gengis Kan, conquistador mongol,  en la salita y tuvo que invitarle a tres tazas de éter. Este le dijo: "No tuve ningún lugar donde esconderme del trueno, así que ya no le temo" a lo que Roberto le respondió: "Pues sí..."

Brigida Barrull y Deunidó notó que la casa, por las noches, permanecía helada a seis bajo cero pese a la calefacción. Todo se llenaba de hielo y de intenso frío. Descubrió por un avidente que su casa estaba habitada por esquimales, ya que una vez muertos buscaban algunas zonas más templadas.

Y así podría contaros muchas más mentiras, pero es que me aburro de hacer el idiota tanto rato sobre un solo tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario