VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

2 dic. 2014

LA COMIDA DE HOSPITAL


Sólo sabemos la suerte que tenemos de comer lo que queremos cuando ingresamos en un hospital. Cuando desgraciadamente ingresamos en uno de ellos lo primero que hacen es tenernos en dieta absoluta, quizá porque ingresamos tan mal, tan jodidos, que nos tienen lástima de flagelarnos con la bazofia de la comida. Mejor nada que comida de hospital.

Y se necesita mucho mérito y ser un gran drida de la cocina para cocinar todos los días cosas variadas y que ninguna sepa a nada. ¿Será difícil lograr que la comida no sepa a nada? Y no creo que sea sólo por no llevar sal. Es que da igual que sea pollo, pescado o tortilla. Huele fatal y no sabe a nada. Como mucho a apio. ¿Apio?...

El pan que ponen envuelto un plástico no puede ser más correoso. Puro chiclé. Lo hacen para reirse del enfermo y ver como vuelan las dentaduras por el aire. Cosas de enfermeros...
El resto no es mejor. Siempre una sopa que es todo agua con cosas que flotan y, en contrapunto, pollo o pescado tan seco que se conocen casos de que, cuando abren la bandeja, los pescados saltan a la sopa para volver a rehidratarse.

Cuando sirven paella parece estar hecha por algún valenciano cabreado. Igual estás comiendo el arroz que te crees que te comes el periódico de ayer. Nada de sabor. Textura extraña. Consistencia dudosa. Hasta el más torpe de los valencianos haría un arroz de paella de lujo. ¿A quién cojen de cocinero?¿A un magrebí?

Y el postre, con suerte, es un yogurt.Porque como te pongan una pieza de fruta, seguro que es la que cogen los rumanos del suelo tres meses después de la recogida oficial. Se conocen casos de naranjas tan secas que al comerla el paciente han tenido que ponerle el doble de goteros para que volviera a tener agua su cuerpo, sus celulas, su globo ocular....Ni tomando una compresa superabsorbente te deja tan seco.

A la hora del deasayuno o la merienda no falta el café con leche. Pero, ¿qué café es? Porque malta tampoco es...es como hecho con los posos de café de la cafetería después de exprimir los posos hasta el paroxismo. Agua colada por un calcetín. Y las galletas son de escayola, lo advierto. Lo que dan de sí para tapar grietas o falcar camas.
Bueno, al menos sales con un tipitín delgadito. Lástima que en dos días se vuelva a expandir....

No hay comentarios:

Publicar un comentario