VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

20 may. 2014

ESTE VALLE DE LAGRIMAS.


Hay días que te defraudan más que de costumbre. Cuando parece que nada puede superar ese día aciago que pasaste te viene otro que, si no es peor, es igual de insulso y desustanciado.
No pasa el tiempo, sientes dolor en el corazón, una nube negra se instala en tu cabeza y ya pueden haber arcoiris que todo lo ves gris.
Y es que, o falla la gente, o fallo yo y no lo veo. No esperar nada de nadie es como dar un trozo de hielo a un ciego y decirle que es un helado.
Es el día en que mandarías a la mierda a cualquiera que osase respirar cerca de ti. La desesperación, el despago y la impotencia se apoderan de uno.

Y es que cogerías un hidroavión, lo cargarías de mierda y rociarías toda la ciudad sin contemplaciones. Desearías que fuera la hora del recreo en los colegios, que esa persona que ha pasado de ti la pillases en ese momento bostezando,con la boca abierta, y que los que te han dado palmaditas por la espalda les pille con la colada blanca tendida y el vestido de comunión de la Sarai en la terraza.

Y es que la mala leche haría enfurecer a la vaca que ríe.

Te encantaría que te regalasen un Santoral para cagarte en todos los santos de la A a la Z pasando por San Apapucio y San Floro Martir.

Y no, querido psicólogo, el problema no está en mi. El problema es que este valle de lágrimas, que es la vida, es lo menos agradecido que existe.
Se premia a los vagos, maleantes, corruptos y violentos y se margina a los indefensos, buena gente y nobles diciéndoles que son "débiles", que el mundo es competitivo y que hay que luchar, luchar y luchar para acabar muriendo igual que el que no lucha. ¿No es patético?

Se ha perdido la escala de valores. Ahora se premia lo que antes se castigaba. Y así vamos, de culo y contra el viento.
Lo peor es la cara de gilipollas que se te queda cuando algo no sale como esperabas. Y se te queda esa cara porque tampoco esperabas nada extraordinario sino cosas banales, normales y fáciles de conseguir.

Lo peor es cuando eres tú el que haces infeliz a otro y no puedes evitarlo. Y otro te hace infeliz a ti. Y ese otro está en la misma cadena. Es una auténtica catarata de mierda con tropezones. Es como la película "The Human Centipede" en el que la mierda se pasa de uno a otro y todos tienen su racioncita.

Me hubiera gustado nacer berberecho. Creo que tiene pocos problemas y ya saben que su futuro es ser comido por un ser superior. Pero nosotros, los humanos, nos venden la idea de una vida es única, corta, disfrútala....y nos dan una ración de hostias que si no te mata la hostia, te mata la onda expansiva.

Llorar y esperar a que todo pase. Y todo pasa. Y volvemos a caer. A levantarnos. A caer....

La vida es como un enema de lava de volcan.





No hay comentarios:

Publicar un comentario