VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

20 oct. 2013

LA SOCIEDAD ENFERMA : SOBRE RICOS Y POBRES...


A día de hoy, la diferencia entre ricos y pobres es inmensa. Tanto por la gran diferencia como por cantidad. Y es que cada día hay menos ricos pero mucho más cresos y muchísima más gente al borde de la hambruna total.
Lo que antaño veíamos en los documentales de Africa hoy lo vemos en nuestras calles y nuestros vecinos. E, incluso, nosotros mismos pasamos por rachas francamente malas que cada vez nos aproximan más a la idea real de que podemos llegar a perderlo todo.

No es una entrada para hacer reir. No da risa. La pobreza nunca supo de humor. Es demasiado seria y real para tomársela a chunga.

Pero en una sociedad que te sacan un anuncio de niños muriendo de hambre tras otro spot de una comida exquisita para gatos o perros, refleja una sociedad enferma, terminal, agónica...

Los mejores ingredientes para un animal que, desde siempre, ha comido ratas y carroña. Y lo digo desde mi punto de vista amante de los animales, pero sé cuando parar, sé cuando las cosas no son justas y cuando la riqueza está mal repartida. Yo amo a los animales (excepto a los políticos).

Y lo peor es que dormimos bien sin pensar que mañana mismo podíamos estar bajo un puente peleándonos con otras personas que también buscan el refugio en el mismo puente atiborrado de muchas más personas.
Mientras, los gatitos, perritos y hamsters comen caviar del bueno, suculentas terrinas de fresco paté elaborado con productos de primerísima calidad. Bueno, los de casa bien. El resto comen ratas que compiten en una pelea de si el gato se come a la rata o la rata al gato.

Hemos llegado a un punto sin retorno. Por menos de esto han estallado guerras mundiales. Pero aquí seguimos con los desaucios, banco de alimentos y suicidios mientras cuatro magnates tienen, nunca mejor dicho, todo el oro del mundo.
¿Injusto?

Y sin ánimo de hacer chiste, solo se me ocurren algunas soluciones no muy gratas:

- Que los pobres se coman a los gatos.
- Que los gatos se coman a los pobres.
- Que los pobres se coman la comida de los gatos.
- Que los gatos se coman la comida de los pobres.
- Que los gatos y pobres coman ratas.
- Que las ratas terminen por devorar a pobres y gatos.
- Que los pobres se coman a los gatos que han comido como sibaritas.
- Que los gatos se coman a los hijos de los pobres.
- Que hagan comida para gatos menos exquisita y ayuden a los pobres.
- Que los pobres se coman a los ricos.
- Que los ricos maten a los pobres para hacer patés para sus gatos.
- Que los pobres se coman unos a otros.
- Que los ricos pasen a pobres y que se lo coman los gatos.
- Que los pobres se coman a los gatos rellenos de rata.
- Que los ricos se coman a los pobres rellenos de gato a la rata.
- O, quizá, lo más sencillo, es que paremos esta injusticia cambiando las leyes para que ni los ricos sean tan ricos, ni los pobres tan pobres. Porque ricos y pobres siempren van ha haber, pero esta diferencia de 2 contra 98 no es justa, ni moral, ni puede tener un futuro.

Cada día se suicidan más personas. Cada día mueren más personas de hambre...pero cada vez ingresan más veces los ricos con cólicos por exceso de comida.
Da que pensar.

6 comentarios:

  1. Brillante disertación amigo Ramon, menos mamar y más comerla.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, sí señor.
    Simplemente todos estos problemas residen en que a cuatro señores no les sale de los cojones que se solucionen estas cosas, así de claro lo tengo yo amigo mío.
    Hasta que llegue un día, (ya lo apuntas tú, por menos ya ha ocurrido) que la gente pobre, o ya no sólo la pobre, la que ve como le toman el pelo en los países llamados civilizados, y se levanten.
    Y entonces la cosa puede terminar en masacres, que detesto por supuesto, pero cuando el hombre está en masa es impredecible y salen sus instintos más primarios.
    En fin, espero que nunca ocurra, pero sí que espero que algún día la gente se conciencie y erradiquemos entre todos estos problemas.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Colega;

    Tal vez me alegre, por fín, de ver algo decente en tu blog, algo muy alejado de gente con malformaciones y cosas así, que lejos de tenerles respeto, parezca que te rías de ellos.

    Permíteme expresar que no veo tantas diferencias hoy entre pobres y ricos, pues ambos tienen un iphone(1)...Y yo, que no tengo un iphone, me dan igual ambos, pues en ambos podrán hallarse las mayores virtudes y miserias morales.

    Mi enhorabuena por tu post populista.

    (1)Pareja en China "vende" hija para comprar iPhone

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste la entrada. Es curioso que nombres una entrada de malformaciones de las ciento que hay en el blog. Siento que pienses que el blog es medianero tirando a malo. Recuerda que hay más blogs donde puedes entrar y que de seguro te gustarán más.
      Un saludo y gracias por seguirme.

      Eliminar
  4. PD. Igual te interesa. http://www.20minutos.es/noticia/1950004/0/vino/gatos/cerveza/

    ResponderEliminar
  5. Sé que me meto donde nadie me llama pero lo siento de antemano.
    Yo tampoco tengo un iphone, que vaya por delante.
    También es cierto que los pobres del primer mundo pueden pasar necesidad, pero no hambre.
    Los del tercer mundo, personalmente creo que ni tienen iphone y pasan hambre.
    Independientemente de en que "mundo" estén, no se puede permitir que haya tantas y tantas desigualdades sociales.
    Creo que en ese sentido todos tendríamos que intentar erradicarlo ayudando dentro de nuestras posibilidades.
    También sé que hay caraduras que van de pobres, cobran subsidios y al final viven mejor que aquellos que trabajan todos los días por un sueldo miserable.
    Ese tipo de gente también hay que erradicarla.
    Erradicarla, que se me entienda bien, en el sentido de investigar si merecen tener prestaciones o demás ayudas o no.
    Pero que en el mundo hay hambre, eso creo que lo sabemos todos.
    Y yo tengo un gato, y por supuesto, que le doy de comer, pero no significa que no podamos compaginar un poco todo.
    Vuelvo a reiterar que siento haberme metido en donde nadie me llama.
    Y no es mi intención enfrentarme con nadie.
    Saludos sintéticos.

    ResponderEliminar