VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

22 feb. 2016

MISTERIOS SIN RESOLVER. HOY: WINDOWS


Después de cortarte las uñas, comer alguna cosilla y pegarle una patada al hamster, decides ponerte a trabajar en la cosa más importante de tu vida en ese momento. Entras en tu ordenador y, poco a poco, vas realizando el trabajo concebido de una manera sublime, inspirada, magistral....
De repente el programa se va a la mierda y te sale:
Y tú, con tu cara de ajoaceite caducado, te quedas paralizado esperando la contestación de Windows. Nunca llega.
Pero ni te llega a tí, ni le llega a nadie.
¿Dónde va a parar el informe de fallo de Windows?¿Hay alguien trabajando en ello?¿Cuanto cobra por pasar del tema?

Según el matemático Aurelio Pollëngrossen Gimeno existe un agujero de gusano espacio/tiempo que engulle cualquier fallo de Windows. Esta teoría contrasta con la del estudioso Enrique Femades Blanquillo en el que opina que, toda esta recopilación de fallos,va a un lugar del estado de Ohio (USA) en que, a causa de la integración del disminuido, cuentan con una plantilla extensa de autistas absolutos, gente con muñones y mudos.

Pero la pregunta es doble: Dónde va esa información del fallo y por qué nunca nadie ha recibido respuesta. Porque, si no existiese tal servicio, ¿por qué nos informan de que nos contestarán?
Esto es como el proyecto S.E.T.I de búsqueda de vida inteligente en el espacio. Nosotros mandamos cosas y nadie nos contesta. ¿Quiere decir ello que pasan de nosotros o que no hay nadie al otro lado?

El susto se lo pegó Luis Oltra Paniagua cuando, tras mandar el mensaje, recibio un correo. Pero era de Cofidis. Propaganda. Pero asustó al usuario.

Lo más escalofriante es que el mensaje no da opción a enviarlo o no. Lo envia. Por qué.
Y si pone aquello de "Se le notificará si existe una solución" y nunca nadie ha recibido contestación, cómo Bill Gates se ha hecho rico con una mierda de programa que no encuentra nunca solución para nada???

E aquí, la grandeza y la ignorancia del hombre.

17 feb. 2016

EL MUNDO SE VA A LA MIERDA



Un mundo en donde se hacen películas de delincuentes y los ponen como heroes. Un planeta en donde los presos tienen Tv gratuita en las celdas y en la sala común y los enfermos ingresados en un hospital deben pagar por verla.
Un sitio donde puedes tener una vida de auténtico suplicio y plagada de problemas, en el que una vez muertos montaremos en un coche de lujo dentro de una caja.
Un mundo que se nos exige coger el transporte público que no para de subir de precio mientras las fábricas vomitan humos tóxicos a borbotones.
Un lugar en donde tener una enfermedad mental como la depresión es vista como un ciudadano de segunda lejos del "macho alfa".
Donde los radicales quieren imponer sus teorías paranoicas pese a la oposición de la mayoría.
Un espacio donde el que no es homosexual no quiere homosexuales y el que es religioso no quiere ateos. Donde los veganos tienen toda la razón de que los omnivoros somos crueles con los animales mientras ellos se comen las únicas cosas del planeta que eliminan el CO2 y nos da oxígeno.

Y todo se mantiene como un plato chino encima de un palo a punto de perder el equilibrio.

El creyente es un estúpido por tener Fé y el ateo es el que se cree por encima de una religión. El concepto de creer en algo no tiene lugar en sus vidas. Cada uno es idiota para el otro.

Y lo peor es esa manía de querer convencer al otro porque su forma de vida no nos gusta. No se contempla el respeto por posiciones antagónicas. El que no piensa como yo es mi enemigo.

Sólo nos une el por culo que nos da la vida.

Cuando dos rompen, ambos culpan al otro de la ruptura. Hay quien piensa que la madre Teresa de Calcuta era una guarra y, en cambio, Miley Cyrus es una artista provocadora.
Igual pasa con la prensa del corazón. Hacemos héroes a los que viven del cuento y encontramos de idiotas a la gente que levanta imperios, ayuda a los demás, descubre remedios para las enfermedades o investigan el Cielo.

La que folla con todos es una diosa. La que dedica su vida a la oración es una cretina. El que presume de chulería es un macho alfa y el que quiere pasar desapercibido porque tiene cosas importantes entre manos es un negado.

Lo dicho, nos vamos a la mierda. Pero, eso sí, queramos o no nos vamos todos juntos cogidos de la manita.

4 feb. 2016

100 AÑOS DE DADAISMO Y SEGUIMOS EN ACTIVO.


Dadá es una perra chica, un saltamontes que grita en un avispero lleno de consonantes nasales, un tipo de metal que se arruga con la envidia, una berenjena liofilizada, Dadá es todo y es nada. O al contrario.

Anti-cultura. Todo es efímero como pedo de coja. Shakespeare era el amante nocturno de Cervantes y era no es A no B.
El Dadaísmo sigue siendo el refugio de la contradicción. Hay que ir a contracorriente, sea alterna o contínua. Siempre pensaré lo contrario a todos y no por convicción sino por antojo. Dime un número y te diré una letra. Leemé poesía cuando no te escuche en el estuche.

Sólo hay una verdad y no existe.

En un mundo lleno de contradicciones, de ricos y pobres, gordos y delgados, cultos e incultos, alguien busca entre todo ello nada. Porque una poesía siempre será más cercana si se recita a lomos de un mamut.

Dadá es un circo itinerante que está fijo en un sitio. Un barco anclado que surca los mares secos o un ala de gorrión que estudia Enfermería.

Hay que reirse de uno mismo e, incluso, herirse bañándote en cultura, empapando libros que han escrito otros apócrifos y llenando la bañera de los recuerdos falsos.
Si la religión es el opio del pueblo, la política es la Tila de los nenúfares. Una mentira basada en la escala Pantone.

Dadá sigue vivo mientras haya un solo hombre tan atractivo como yo. Cien años de historia y aún sigue vivo en las artes, la música, la escena, los pasillos de lonchas de jamón que atentan contra el musulmán herido por las palabras flotantes de su libro sagrado.

El arte es algo más que pasar frío y congelarte. El arte es una hermosa mentira que llora chupetes de ácido y anís.
La revolución empieza por el principio, nunca por la mitad. Hay que luchar para darse cuenta de que nada vale la pena. El mundo es un carrusel que centrifuga ancianos de diferentes etnias.

Dadá es mi vida y mi vida es una mierda. Me miro en el estanque, reflejándome en el agua como un espejo y estornudo. Soy así.Absurdo y alérgico.

Cien años de contracultura. Cien años riéndonos sin parar de los orzuelos del salmón. Cien años.