VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

4 feb. 2016

100 AÑOS DE DADAISMO Y SEGUIMOS EN ACTIVO.


Dadá es una perra chica, un saltamontes que grita en un avispero lleno de consonantes nasales, un tipo de metal que se arruga con la envidia, una berenjena liofilizada, Dadá es todo y es nada. O al contrario.

Anti-cultura. Todo es efímero como pedo de coja. Shakespeare era el amante nocturno de Cervantes y era no es A no B.
El Dadaísmo sigue siendo el refugio de la contradicción. Hay que ir a contracorriente, sea alterna o contínua. Siempre pensaré lo contrario a todos y no por convicción sino por antojo. Dime un número y te diré una letra. Leemé poesía cuando no te escuche en el estuche.

Sólo hay una verdad y no existe.

En un mundo lleno de contradicciones, de ricos y pobres, gordos y delgados, cultos e incultos, alguien busca entre todo ello nada. Porque una poesía siempre será más cercana si se recita a lomos de un mamut.

Dadá es un circo itinerante que está fijo en un sitio. Un barco anclado que surca los mares secos o un ala de gorrión que estudia Enfermería.

Hay que reirse de uno mismo e, incluso, herirse bañándote en cultura, empapando libros que han escrito otros apócrifos y llenando la bañera de los recuerdos falsos.
Si la religión es el opio del pueblo, la política es la Tila de los nenúfares. Una mentira basada en la escala Pantone.

Dadá sigue vivo mientras haya un solo hombre tan atractivo como yo. Cien años de historia y aún sigue vivo en las artes, la música, la escena, los pasillos de lonchas de jamón que atentan contra el musulmán herido por las palabras flotantes de su libro sagrado.

El arte es algo más que pasar frío y congelarte. El arte es una hermosa mentira que llora chupetes de ácido y anís.
La revolución empieza por el principio, nunca por la mitad. Hay que luchar para darse cuenta de que nada vale la pena. El mundo es un carrusel que centrifuga ancianos de diferentes etnias.

Dadá es mi vida y mi vida es una mierda. Me miro en el estanque, reflejándome en el agua como un espejo y estornudo. Soy así.Absurdo y alérgico.

Cien años de contracultura. Cien años riéndonos sin parar de los orzuelos del salmón. Cien años.



1 comentario: