VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

24 nov. 2016

EN PRIMERA PERSONA: EL AMANTE DE LOS ANIMALES


Hola, amigos:

     Soy Tomás Demas Y Adascopas y soy un fan extremo de los animales, en especial de los gatos y los perros. Nada ni nadie se puede comparar con los animales. Ninguna persona es tan digna y noble como un animal. Por eso me gustan, porque no me traicionan, no me engañan y su cariño es incondiconal.
Me importa una mierda los niños del Africa o que mi vecino pase hambre. Mis animales son lo único que me merecen la pena.
Yo no voto a partidos políticos de falsas promesas. Sólo voto a los partidos animalistas porque pienso que a mi me da igual que la gente muera de pobreza, ellos se lo han buscado. Mi gato y mi perro no tienen quien le defienda. Por eso prefiero que ellos estén bien representados a que baje el Paro o la delincuencia. Eso sí, si entran a mi casa a robar llamo a un Policia. Sí, sé que es humano, pero así mis animalitos están seguros.
Bueno, si quiero tener sexo también busco otra persona, pero son las menos veces, no sea que me vaya a enamorar y me vuelvan a hacer daño. No, no...

Los imbéciles de al lado llevan desde hace tres meses a sus hijos a un comedor social. Qué malos padres, yo nunca haría eso a mis mascotas. De hecho los doy tarrinitas de paté gourmet para que no caigan malitos del estómago, no como mis asquerosos vecinos y su comedor social. Qué poco cool...

Ayer se me atascó el sumidero y tuve que llamar a un fontanero pero, si hubiera querido, mi perro es tan inteligente que lo hubiera hecho él.

Bien es cierto que cuando veo un mosquito, una rata o una cucaracha las mato, faltaba más, pero aún así son mejores que cualquier persona.

Me parece muy mal que la gente coma carne porque lo hacen para que sufran los animales. Yo no comería carne de animal ni aunque lo mataran a besos. Que se coman las personas unas a otras, yo no puedo con el maltrato animal...aunque el paté que le doy a mis adorables mascotas es de solomillo de buey. Pero ellos no tienen culpa. Los intenté hacer veganos pero empezaron a comerse entre ellos. Todo por las malditas industrias que los hacen agresivos a través de la comida y sus componentes tóxicos.

Sólo voy a hoteles que admitan animales, por supuesto. Me da igual el hedor a rabo del local. Mis mascotas se lo merecen. Deberían hcaer lo mismo en Iglesias, cines y hospitales.
Un animal no te abandona, ni te hace daño, ni te critica. Son muy inteligentes....


Contestación:

Tomás, yo tuve un perro. Ese sí que era inteligente. Lástima que murió electrocutado pese a su inteligencia.


Tomás:
Uy! Cómo fue????



Contestación:
Intentando arreglarme el televisor!







No hay comentarios:

Publicar un comentario