VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

8 jun. 2016

LOS VIEJOS ROCKEROS NUNCA MUEREN PERO SE APOLILLAN


Por fin vienen a tu ciudad tu grupo favorito de música que llevas siguiendo desde principios de los ochenta. Compras la entrada, se hace larga la espera y, por fin, llega el día.
Te situas en primera linea. Echas un vistazo entre el público y nadie baja de los 40 años. De 20 solo está el camarero y ese no cuenta.

De repente se cierran las luces, se disparan los focos y ahí tienes a tu ídolo, a menos de tres metros de tí.
Ostia! Pero que mayor está! Es un puto abuelo gordo lejos de las portadas de los discos de los 80s. Se te queda una cara de gilipolla que te pierdes los tres primeros minutos del concierto. Necesitas lentes "Ojo de Pez" para que te quepa en la vista todo entero. Se mueve con soltura pero ya no bota ni se tira al suelo rodando....madre qué Cristo....Este, después del concierto, se refugia en la mesa camilla.


Pero no olvidemos que, cuando nuestro héroe/s salen a escena y entre los focos consigue ver el aforo de público, caen en shock a ver una panda de cuarentones, calvos, barrigudos y todos con gafas. Ellas, con los morros siliconados y piel de batracio verrugoso. Madre que público más tonto tenemos hoy....

Que, digo yo, ¿no pensará parar el concierto y decir "Chicos, hagámonos un café con leche descafeinado y charlamos un poco, no os parece"? Porque visto lo visto, el cantante y el público están para un anuncio de polillas.

Y es que el tiempo pasa rápido y la gravedad es una mierda pues nos descuelga todo. A la próxima rencarnación que sea en un planeta sin gravedad, por Dios.

Y qué cojones tiene el asunto que, ahora, cuando escucho los discos ya no veo al jovenzuelo imberbe de antaño sino al abuelo de Heidi haciendose el escenario con unas gotarras de sudor que llevan a la deshidratación fulminante.

Ay....mi héroe....ay, el público...ay.....yo....qué penica más gorda....

1 comentario: