VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

20 abr. 2016

EL POST MAS ABURRIDO DE INTERNET


En la Historia han habido muchos nombres ilustres pero que, a parte de sus hazañas y logros, como todo buen ser humano, tenían sus manías, perversiones y fallos.

Albert Einstein, renombrado físico, hablaba telepáticamente con las hortalizas. Era un Don que pocos poseían y él aprovechaba cualquier momento de ocio para conversar con apios y nabos.

Madame Currie odiaba a su esposo. Fue un matrimonio de conveniencia pese a que los libros los describían como una pareja abnegada con su trabajo. Descubrió el Polonio y el Radio, pero las cosas no fueron como se contaron. Polonio era el amante homosexual de su marido y el Radio lo que le tiró ella a Pierre al descubrirlos fornicando.

Steve Hawkins quedó postrado en su silla de ruedas al intentar hacer Twerk. Les pidió a los Kraftwerk que le sintetizaran su voz y se pasó dos meses sin parar de decir "Music. Non-stop".

Luis XV se comía literalmente las uñas. Fue un rey amado por su publo el cual le regalaba kilos y kilos de uñas que su majestad ingería como pipas al aguasal.


Pablo Picasso fue un artista prolífico y perteneció a varios movimientos artísticos en los que destaca el Cubismo. A su muerte se descubrió que él pintaba la realidad, el Cubismo pero como tenía un desprendimiento de retina lo veía todo así.

Pocos saben que el escultor florentino Miguel Angel, reconocido por  su precioso David, comenzó su andadura esculpiendo sólamente esculturas en forma de U. En mármol, en piedra, tallada y con otros diversos materiales, Miguel Angel esculpía una y otra vez esculturas en forma de esa leta, la U.
Cierto día, un discípulo le preguntó por qué tan solo esculpía esa letra, a lo que Miguel Angel le contestó: "Purcu mu sulu du lus cujunus".


La gran Agatha Ruiz de la Prada tuvo que indemnizar en 1996 a un niño madrileño porque la modista revolucionaria vistió a varios niños y niñas con sus llamativas prendas y los montó en un carrusel. Al dar vueltas, el niño que los contemplaba entró en un ataque de epilépsia a causa de los colores y formas y, a día de hoy, tiene menos vida que un geranio de plástico.


Nikola Tesla se reconocía a si mismo como un "hombre corriente". Se casó una subnormal leve porque decía sentirse a gusta cerca de una "bobina".

Y por último, pero no menos importante, Carrero Blanco. Ministro de la época franquista se hizo famoso, no por la ideología, sino porque le dió sentido a la canción de Domenico Modugno "Volare".

Otro día más y mejor.



1 comentario:

  1. Jajaja...un día alguien te va a demandar por airear los trapos sucios de los famosos.Ácido puro.

    ResponderEliminar