VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

26 nov. 2013

TARSILO DE MEDINACELI



En el año 273 A.C existió un filósofo desterrado por la historia y olvidado por la humanidad que se llamaba Társilo de Medinaceli.
Hijo de su padre y su madre, mujer bicefálica zurda, Társilo descubrió a edad temprana su pasión por aseverar cosas chorras convirtiéndose así en el primer dadaista de la historia.
Escribió en forma epistolar una carta a los tesalonicenses anunciándoles que en Marte, el planeta rojo cuyo nombre fue tomado del dios guerrero por creer que debía su color a la sangre derramada, había rastro de encierros de San Fermines, de ahí su color rosado.

Una de sus máximas, robada y trasformada años después por Tito Marcio Plauto  "Lupus est homo homini" ( el hombre es un lobo para el hombre ) decía así: "El hombre es una medusa para el hombre. Y la mujer, una esponja de mar" frase que resumía  el tedio de la época.

Escultor incomprendido, tallaba esculturas en forma de letra "U" en todos los tamaños, formas y materiales. Un joven filósofo amigo de Társilo le preguntó cierto dia de las calendas por qué sólo esculpía figuras con forma de "U", a lo que el propio Társilo le respondió: "Purcu mu sulu de lus cujunus".

Társilo afirmaba que la Tierra no era plana sino icosaédrica y que el sol giraba alrededor de Benalmádena.
Participaba en orgías donde se leían poemas satíricos y las mujeres, desnudas, introducían los falos de los efebos en sus fosas nasales para aspirar el aroma de la vida.
Esto hizo pensar mucho a Társilo y, tras años de meditaciones, dió con la fórmula del queso de Cabrales.

Tras una corta pero brutal enfermedad Társilo quedó en sillita de piedra y fue ahí cuando estableció todo su historial filosófico que giraba en torno al hombre y el comportamiento humano.
Creía en un Dios mitad hombre mitad seta que vivía en el Olimpo y que se dedicaba a jugar con los hombres como si de juguetes se tratasen. Pensó que para calmar la posible ira de Dios que zarandeaba a los humanos como mierda por rastrojo, debía rendirle culto floral cada primavera. De ahí partieron los famosos juegos florales.

Una noche tuvo un sueño que lo contempló como premonición. Soñó con una nube oscura que cubría hasta donde la vista alcanzaba y un extraño hedor cubría la faz de la tierra. Evidentemente se había cagado en la cama pero de ello sacó su más famosa y mundial teoría : La vida es una mierda.

Invalido, postrado en su sillita de piedra, violado repetidas veces por el sátiro del pueblo y olvidado por sus amigos quien lo tildaban de "loco visionario de los cojones", Társilo se dejó morir cerrando la boca y no probando alimento alguno. Poco a poco su cuerpo se debilitaba pero su mente alcanzaba estadíos de lucidez llegando a comprender el significado del Universo. Tras su muerte su legado fue:

"No perdais el tiempo con actos impuros ni tratando de amar al prójimo. La vida reside en resistirla hasta esperar una muerte digna que nos hará libres y gloriosos . El peso que carguemos en esta vida no nos servirá a la hora de atravesar la muerte. Por ello desata los lastres que te inmovilizan, ve siempre ligero de equipaje y no temas a la muerte la cual es la razón del por qué vivimos. El que no sepamos que hay detrás de la muerte no exime para que la vilipendiemos, la temamos y la rechacemos de nuestro pensamiento. Somos hojas de un árbol que flotamos por el rio de la vida, tropezando, hundiéndonos, saliendo a flote y estancándonos en remansos del rio. Pero al final está el mar que es el morir, y que seguro que en años venideros vendrá alguno que diga lo mismo y se hará famoso".

Társilo se tiró un pedo y murió.





No hay comentarios:

Publicar un comentario