VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

9 jul. 2015

EL ATAQUE DE LOS LLOBARROS ASESINOS






 Pánico en L´Albufera de Valencia. Unos llobarros de enorme calibre (llobarro: lubina: Dicentrarchus labrax) han empezado a atacar a los viandantes que pasean por las orillas de manera cruel e indiscriminada. 
Este pescado de la familia de los moronidae no mira pelo de si se trata de adultos, niños o transexuales malayos. 
Su "modus operandi" es saltando violéntamente del agua y clavándose en el humano como una flecha. Suele atacar saltando sobre el vientre provocando graves evisceraciones, pero también atacan saltando sobre una pierna para partírsela e incluso saltan sobre los ojos o directamente a los genitales.

Parece ser, según biólogos de la zona, que esta actitud atípica de los llobarros pudiera ser por algún defecto congenito provocado por las impurezas de las aguas marinas .
La lubina se encuentra en las costas rocosas de los arenales, las desembocaduras de los ríos y sobre todo los puertos, dársenas, pantalanes y escolleras. Este acercamiento a la costa suele ser mayor en los meses de calor, alejándose en invierno, lo que coincide con la salida de las personas al aire libre para contrarrestar el sofocante calor.

Ayer tarde, sin ir más lejos, un niño de ocho años fue desnucado por el coletazo de un llobarro.

Una mujer embarazada fue despojada de su feto tras atravesarle el vientre y volver al agua con el nonato entre las fauces.

La virulencia de asunto está ya en manos sanitarias y de la Conselleria de Llobarros Revoltosos (CLR). Se recomienda al público no pasear por L´Albufera y, de paso, advierten del peligro del tabaco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario