VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

6 may. 2015

ADIOS, CAGALLÓN.


Adíos, cagallón. Mi obra de arte maestra. Escultura fisiológica hecho con materiales nobles. Carnes, verduras, agua, dulces y frutas. Procesada, mezclada y atemperada, logro con un pequeño esfuerzo final crear una obra irrepetible. Y pasarán los días y los años y nunca haré dos iguales. Es lo que tenemos los artistas, que las musas nos acompañan constantemente.

Ni siquiera me hacen falta las manos para modelar o deconstruir. Mis intestinos se encargan de todo, como si de forma automática se tratase. Y como en las grandes fábricas, el proceso de creación desprende energía que yo elimino en forma de gases.

Despreciada por muchos, no todos saben apreciar una obra, un cuadro, una escultura....se necesita información, ganas de reconocer el trabajo bien hecho, de saber cual es el concepto de la belleza abstracta y despojarse de clichés.

Decir que mi obra es una mierda es como reconocer la belleza del David de Miguel Angel, la religiosidad latente de la mezquita de Sofía en Turquía o el Miguelete en Valencia.

Mierda. Mierda mia. Te parí con dolor tras doce horas de proceso intenso e incluso 24 horas. Eres parte de mi, de mis pensamientos, de la historia de mi vida y te creeé como un hijo. Mi obra, mi vida, mi destino....

No hay comentarios:

Publicar un comentario