VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

19 jul. 2013

MERCADONA ES UNA COLONIA EXTRATERRESTRE


Que Mercadona es un colonia extraterreste que pretende acabar con la Humanidad, es tan evidente como inquietante. Tiene todos los alicientes para ser una especie dominante: mimetismo, poder, atractivos señuelos, pasar desapercibidos, manejar grandes sumas de dinero... su estrategia no levante sospechas.

Claro esto dicho así, si no se argumenta, queda como una tontería más. Pero yo voy a desvelar el complicado engranaje de esta sociedad alienígena de manera breve y sencilla para estúpidos como tú y demás "bordelines".

En Mercadona hay una serie de extraterrestres con apariencia humana que, al igual que un nidos de abejas, cuenta con una estupenda estructura social.

Las cajeras son lo más evidente. Provienen de una raza emparentada años luz con los pulpos gallegos de nuestro mundo. ¿No os habeis fijado con qué velocidad pasan los productos por el scaner? Es imposible seguirlas y meter los productos en nuestra bolsa o cesta acumulándose en grandes cantidades al final de la cinta transportadora.
Cuando aún no has metido en tu bolsa el segundo o tercer producto de la compra, ya te dice: "76,15 euros" y tú te quedas con cara de agilipollado no sabiendo si seguir metiendo la compra, le pagas a la cajera, le das antes el ticket del parking o le metes una paliza al que va detrás de tí en la cola que ha cogido tu espacio, se ha puesto justo donde depositas tu tarjeta y no te permite el minimo movimiento para poder poner el Pin de tu 4B. Además ya ha llenado la caja con sus productos y la arpía de la cajera-alien comienza a pasarle sus productos.
Y es que, amigo mio, tanto el de delante de la cola como el de detrás estan conchavados con la cajera pues pertenecen a la misma colonia marciana.
Todo ello genera un estado de nervios que, poco a poco, deriva en infartos y, sin prisa y sin pausa, exterminan a la raza humana sin mancharse las manos-tentáculos.

El de delante está preparado para pasar por caja un gran carro de productos que no se pone a guardar hasta que los tiene todos en la otra punta de la cinta transportadora. Es entonces cuando con parsimonia los comienza a guardar mientras la cajera, conchavada con el/ella/it, empieza a ofrecerle productos en oferta.
"¿Quieres una botella de aguarras que está en oferta?¿O prefiere la uva blanca de sabor excepcional?"
Hummmm....Aguarrás y uva.....¿querrán marearnos para que nos tomemos el aguarras y limpiemos los grifos con uvas y así exterminarnos más rápido?

Cuando al final, este personaje pone su compra en el carro, paga céntimo a céntimo, cambia un producto por otro porque , supuestamente, se ha equivocado, y guarda la cartera sin moverse un milímetro después de haber ordenado sus productos por orden alfabético cartesiano, te toca a tí y las manos de la cajera se aceleran de tal forma que tu megacompra de 110 euros te la ha escaneado en 23 nanosegundos.

Mientras tanto, una voz metálica, chillona y turbadora no para de decir, mientras acopla el micrófono y distorsiona la voz en forma de grititos ondulantes, cosa como "tenemos el pescado recién traido de Cullera" o "Hoy tenemos en la carnicería turmas de zorromacho a tan solo 6 euros el kilo". Para ello emplean una frecuencia inaudible que mata miles de neuronas humanas en segundos. Sólo lo pueden escuchar los murciélagos y no verás ni uno en Mercadona porque revientan en el aire.

Por si fuera poco, el cliente de detrás de ti, extraterrestre también, ya ha puesto su compra en la cinta tras ir, poco a poco, empujando la tuya para dar cabida a toda la suya.
En ese momento se nos dispara la tensión, el pulso se sale de madre y, a flor de piel, está empezar a cagrase en San Pedro, San pablo y las putas cartas a los Corintios y a los Tesalonicenses. Toda la Biblia cae.

El plan perfecto de la colonia extraterreste ha dado su fruto. Ya huele a infartito por toda la manzana de tu calle.
Pocos saben que, escondidos en los códigos de barras, hay información sobre la invasión silenciosa e incluso datos tuyos al pasar la tarjeta Visa, 4B, etc... Es un mundo demasiado oscuro.

Son inteligentes, hábiles, rápidos. Su mayor virtud es no tener prisa por colonizarnos porque nos ven como abejas trabajadoras que les benefician. Sabe que ya somos presas y no les traicionan las prisas.
Por ello es tan difícil entrar a trabajar en Mercadona, porque nos comen y nos sustituyen por uno de los suyos.
Cuando reciben un Currículum nuevo se rien, sueltan un gas tóxico y bailan con Kraftwerk.

No hay salida. Bébete el aguarrás en promoción.

1 comentario: