VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

19 mar. 2017

VEGANOS: POR QUÉ DEJAR QUE ME AMARGUEN LA VIDA CUANDO YO ME LA PUEDO AMARGAR SOLITO.


En la serie "Mamarrachadas de ayer y hoy" presentamos: Soy Vegano.

Si la vida no fuera suficientemente dura, aún hay gente que se la complica más. Porque ser vegano no es seguir una dieta sino un modo de vida. Un modo de vida que incluye el ataque y falta de respeto para todos aquellos que no sigan sus creencias. De hecho, un vegano se le reconoce por su intolerancia. Pero, ¿qué signos nos despiertan la curiosidad de un vegano?
- Son intolerantes y recurren al ataque para justificarse
- Solo hablan de veganismo. Es curioso que les preguntas a qué hora sale un tren y acaban diciendo "es que yo soy vegano".
- Tienen teorías que no se sostienen:
   - Pese a ser omnivoros toda su vida defienden el veganismo más extremo
   - Pese a ser extremos juran que son veganos sin caer en ese extremo.
   - No pueden con el sufrimiento animal pero les importa una mierda que haya gente que duerma en
      la calle o estén por debajo del umbral de la pobreza.
   - Adjudican sentimientos de dolor o sufrimiento a animales como clóchinas, berberechos o gambas
      cuando son animales incapaces de sentir porque no tienen casi neuronas.
   - No aceptan la teoría de que las plantas son seres vivos que sufren pero en cambio un sepia sufre.
   - Aceptan su dieta como normal y natural cuando tienen que recurrir a complejos vitaminicos o
      proteínicos.
   - Aman a los animales pero tienen mascotas muchas de ellas, castradas o sin libertad.

A parte de todo esto, su teoría conspiratoria sobre que el resto de la Humanidad merecemos la muerte por inhumanos, no se dan cuenta de que su Utopia es una aberración. Y, aunque yo antes de ser vegano prefiero cagar en mis las manos y aplaudir, voy a decir por qué su forma de vida es equivocada.

Cierto es que en las granjas no deberían hacer sufrir a los animales. Nadie duda de ello. Tampoco quiero que sufran las personas en los hospitales y no me lío a beber biodiesel.

Si todo el mundo aceptase ser vegano, cosa imposible, lo primero sería dedicar más espacio a terrenos de cultivo.
Este espacio, mucho más gigante de campos de cultivo, dejarían acorralados a los animales porque necesitaríamos más terreno para cultivar. Pero mucho, mucho, mucho más terreno.
Después deberíamos competir con esos animales por la comida ya que estamos comiendo lo que, de por ley, ellos comen siempre.
Si se quiere cultivar para humanos y animales se deberá emplear aún mucha más área de cultivo con lo cual los animales no tendrían sitio físico para vivir.
Muchos animales desaparecerían porque dejarían de ser útiles para el consumo humano.
Al cercar el espacio de los animales, muchos morirían luchando entre ellos por el espacio o comiéndose unos a otros.
Por muy grande que fueran las áreas de cultivo, un cultivo normal no daría salida a tanta demanda. Debería ser un cultivo intensivo y deberíamos luchar fuertemente contra los insectos que podrían enfermar los vegetales.
Millones de personas quedarían en el paro al dejar de funcionar todo el circuito de la carne, desde empresas de despiece, repartidores, hasta envasadores. Al no haber más diversidad, esas personas en paro jamás podrían encontrar otro trabajo porque tanto cultivo solo puede ser rentable con maquinaria industrial.
No todos los climas son aptos para el cultivo. ¿Qué pasaría con los habitantes de áreas desérticas o con climas extremos?

Repito que todos estamos en contra del maltrato animal, por lo menos la gran mayoría, pero de ahí a crucificarte en vida....Aparte de que, aunque juren y perjuren que no es así, el veganismo carece de matices y sabores como el queso, la leche, la carne...no me compares una alcachofa con un bistec en cuanto a sabor, te lo ruego. Y yo desisto de llevar un dieta que, además de equivocada, es insípida por más que le quiera poner especias.

Cada uno que haga lo que quiera. Pero deberían plantearse la mayoría de veganos por qué ese odio hacia los omnivoros y ese retorcimiento mental como el que dice que cuando te comes la carne de un animal te comes su sufrimiento.¿Desde cuando el sufrimiento se localiza en la carne? En el cerebro, sí, pero en un muslo de pollo....

No se puede cambiar tu vida por los animales y pasar de las personas. O eres coherente y amas a todo ser o no lo eres. Es como defender los derechos de los pelirrojos y no de los castaños.
Ante la duda, si se hace o no lo correcto, toquémonos con el dedo los colmillos que adornan nuestras humildes bocas.









No hay comentarios:

Publicar un comentario