VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

24 nov. 2016

EN PRIMERA PERSONA: EL AMANTE DE LOS ANIMALES


Hola, amigos:

     Soy Tomás Demas Y Adascopas y soy un fan extremo de los animales, en especial de los gatos y los perros. Nada ni nadie se puede comparar con los animales. Ninguna persona es tan digna y noble como un animal. Por eso me gustan, porque no me traicionan, no me engañan y su cariño es incondiconal.
Me importa una mierda los niños del Africa o que mi vecino pase hambre. Mis animales son lo único que me merecen la pena.
Yo no voto a partidos políticos de falsas promesas. Sólo voto a los partidos animalistas porque pienso que a mi me da igual que la gente muera de pobreza, ellos se lo han buscado. Mi gato y mi perro no tienen quien le defienda. Por eso prefiero que ellos estén bien representados a que baje el Paro o la delincuencia. Eso sí, si entran a mi casa a robar llamo a un Policia. Sí, sé que es humano, pero así mis animalitos están seguros.
Bueno, si quiero tener sexo también busco otra persona, pero son las menos veces, no sea que me vaya a enamorar y me vuelvan a hacer daño. No, no...

Los imbéciles de al lado llevan desde hace tres meses a sus hijos a un comedor social. Qué malos padres, yo nunca haría eso a mis mascotas. De hecho los doy tarrinitas de paté gourmet para que no caigan malitos del estómago, no como mis asquerosos vecinos y su comedor social. Qué poco cool...

Ayer se me atascó el sumidero y tuve que llamar a un fontanero pero, si hubiera querido, mi perro es tan inteligente que lo hubiera hecho él.

Bien es cierto que cuando veo un mosquito, una rata o una cucaracha las mato, faltaba más, pero aún así son mejores que cualquier persona.

Me parece muy mal que la gente coma carne porque lo hacen para que sufran los animales. Yo no comería carne de animal ni aunque lo mataran a besos. Que se coman las personas unas a otras, yo no puedo con el maltrato animal...aunque el paté que le doy a mis adorables mascotas es de solomillo de buey. Pero ellos no tienen culpa. Los intenté hacer veganos pero empezaron a comerse entre ellos. Todo por las malditas industrias que los hacen agresivos a través de la comida y sus componentes tóxicos.

Sólo voy a hoteles que admitan animales, por supuesto. Me da igual el hedor a rabo del local. Mis mascotas se lo merecen. Deberían hcaer lo mismo en Iglesias, cines y hospitales.
Un animal no te abandona, ni te hace daño, ni te critica. Son muy inteligentes....


Contestación:

Tomás, yo tuve un perro. Ese sí que era inteligente. Lástima que murió electrocutado pese a su inteligencia.


Tomás:
Uy! Cómo fue????



Contestación:
Intentando arreglarme el televisor!







23 nov. 2016

ALIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL (GEORGE) CUKOR








IR AL CINE RODEADO DE GILIPOLLAS


Para algunas personas ir al cine es más peligroso que un triatlón  de ciegos.No saben estar en el cine. Ponen en riesgo sus vidas y la paciencia de los demás.
Ayer, era Lunes, fui al cine a la sesión de las siete y media esperando no encontrarme a mucha gente. Sobretodo huyo de las pandillas de quinceañeras mojabragas que no paran de gritar víctimas de sus estrógenos al límite y su furor uterino rabioso que siempre van acompañadas de dos o tres mediamierdas que simulan un macho "alfa".
Pues bien, efectivamente eramos pocos, menos de cincuenta personas, y de una edad razonable. Nada más empezar la película la 85 % de los espectadores comenzaron a comer palomitas. Señores dueños de una sala de cine: Prohíban comer dentro de la Sala cualquier cosa, igual que fumar. La gente no sabe comer con la boca cerrada. Y también es mala leche que sean comidas ruidosas como las palomitas. Ya podían vender algodón dulce o caramelos del Pilar, esos del tamaño de un ladrillo, a ver si se mueren ya.

Tras parecer un nido de carcoma, todo el mundo royendo, comenzaron a  atragantarse y toser. Tras toser vinieron los carraspeos y los "paluegos" y, como estaban saladitas, a los hijoputas les dió por beber. Cómo no, con pajita. Cuando se acababa el líquido ellos seguían absorbiendo como esperando el milagro de los panes y los peces. ¿Tan difícil es reconocer que se te ha acabado la bebida?

Ya bien comidos y bebidos además de tosidos, ya a media película de la que nadie había oído una sola frase de la conversación de los personajes, se pone uno a hablar por el móvil. Nadie dice nada. Al poco, comienza la gente a levantarse para ir a mear. Comienzan, también, los diálogos y cuchicheos del público que no distinguen la sala de cine de su propio comedor de estilo churrigueresco. Y es que el video ha hecho mucho daño.
Se oye unos ronquidos y un "chk, chk, chk" de su pareja acompañado de un codazo que hace temblar la fila.

Ya a punto de acabar, la gente comienza a iluminar el cine con la pantalla de sus móviles consultando la hora para saber cuanto queda de película. Comienzan a desenvolver caramelos con la pachorra típica de un koala a la hora de la siesta y, de esta forma, se acaba la película.

Pagué dinero por estar junto a estúpidos que, en vez de ir a ver una película, se dedican a comer, hablar, toser, roncar y joder en el cine. No es que no haya cultura de cine, es que no hay educación.

10 nov. 2016

6 nov. 2016

DAWN OF THE TED

PRÓXIMO DESTINO: A LA MIERDA



Me acusan de tremendista pero un mundo en el que hay un puñado de ricos y el resto gente pobre, en el que hay más prostitutas que clientes, en el que los valores han sucumbido ante el poder, en el que el hombre es capaz de destrozar su propio ecosistema y, por tanto, su fuente de vida, ese mundo se va a la mierda en línea recta.

Un lugar en donde los niños ya hacen bullying, son capaces de acosar, extorsionar e inducir al suicidio, es un mundo que se va a la mierda.

Un planeta en donde vivir, a pesar de las injusticias, dolor y esfuerzos no recompensados, la gente es capaz de torturarse sometiéndose a dietas absurdas, como el veganismo, el no mezclar alimentos o comer sólo un tipo de comida ( o no comer, simplemente) complicándose la vida por causas perdidas, es un mundo que se va a la mierda.

Un sitio en donde hay gente que le importe más un animal que otro Ser Humano, que le preocupa los negritos del Africa pero que es incapaz de ayudar a su vecino que está a punto de quedarse en la calle, es un mundo que se va a la mierda.

Un mundo en donde es signo de poderío vestir ropa de marca elaborada con esclavos que no ven la luz del día con un salario inexistente es una mierda de mundo.

Un rincón en el espacio en donde el cine y la televisión ponen a los asesinos de héroes, en donde amamos y procesamos el culto a la vulgaridad, en donde nos da risa como una persona es capaz de torturar a otra...es una gran mierda de mundo.

Gestos tan mínimos como poner el intermitente cuando vas a girar, respetar un paso de peatones, ayudar a alguien cuando lo agreden en vez de grabarlo con tu móvil, dejar ese móvil en el bolsillo cuando una persona te esté hablando y mirando a los ojos, hacer cola donde sea respetando tu turno, no engañando, ayudando lo mínimo, respetando una opinión que no es la tuya, dejando de pensar que la gente es imbécil porque piensa diferente a tí, etc....nos pueden salvar de ese inmundo viaje a la mierda que parece que deseamos llegar a nuestro destino con los brazos y la boca abierta.


                                         
                                          Y que esta gente me esté leyendo a mí.....