VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

VAYA FINAL TRISTE PARA UNA VIDA DE MIERDA

29 jul. 2016

MEDUSAS : LOS PIMIENTOS DE PADRÓN DEL MAR.



Insípidas, insustanciales, livianas, transparentes....y te pegan un picotazo que te cagas en todo el Santoral y, aún, mentas nombres de otras religiones y sectas.
Y es que la medusa, bendita sea, es una superviviente nata. Mirar si serán hijas de puta que también reciben el nombre de "Lágrimas de Mar" ( No te digo nada y te lo digo todo ) o "Avispa marina".

Las medusas son los fantasmas de los peces, ectoplasmas capaz de acojonar a un salmonete o un jurel. Si los cangrejos jugaran a la Ouija, aparecerían las medusas sobre ellos.

Gelatinosas, sin una estructura rígida, son el postre favorito de los cetáceos, como si de un flan, panacota o gelatina se tratase.
Para otros animales, como tiburones, son como los pimientos de Padrón pero todos pican. De ahí la fama de la halitosis de los tiburones martillo.

Hay que pensar que, para lo poco que son, sin apenas cerebro y sin una estructura ósea han sobrevivido más de 700 millones de años. Esto da grandes esperanzas a muchos seres humanos.

Psicológicamente no se comprende el eterno cabreo de estos bichos que, según estudios recientes, sólo pican a gente que habitualmente comen estilo meditarráneo con presencia de ajo en las comidas principales. Es bien sabido que "A quien le pica, ajos come".

Al "por qué" pican las medusas provocando ese dolor lacerante, The Journal of Experimental Biology of Badajoz, aprecia que es a causa de los hábitos natatorios de las medusas que, aprovechando la marea, se deja mecer por las corrientes y de ahí, esa sensación de calambrazo.

Existe en Moraira (Alicante) una asociación sin ánimo de lucro para pegar patadas a las medusas. Su número de contacto es 555- 567-825. Preguntar por Paco.







21 jul. 2016

EL GIMNASIO PERFECTO



El gimnasio es para perdedores. Por qué. Porque nadie se ha molestado en hacer un gimnasio como Dios manda.
¿Ningún emprendedor se ha dado cuenta que entrar por primera vez a un gimnasio es lo que echa atrás?

Un buen día tú, sedentario de mi vida, decides ponerte mínimamente en forma para evitar un deterioro de tu cuerpo. Más concretamente cuando el vientre ya te impide verte el nabo. Tú y tus kilos de más entran al gimnasio para apuntarte y hacer una seguida (aunque sepas que te va a durar la ilusión apenas medio mes). Ves desde lejos a gente que ni puta falta le hace estar ahí. Cuerpos esbeltos, proporcionados, musculados....y te preguntas: qué hará la foca monje entre tanto cachas.

Cierto. No hay sensación más propicia para comenzar una matanza que entrar a un sitio donde hasta el portero está más buenorro que tú.

Por ello, yo propongo un gimnasio partido en tres estancias estancas, cada una individual y de acceso diferenciado. La primera para gente que empieza, sin ningún tipo apolíneo. Solo obesos, delgados y deformes. El batallón de "lo voy a intentar".

El segundo gimnasio estanco sería los que superan la primera parte y le cogen gustillo a eso de estar en forma. Gente normal, de a pie, de las medidas imperfectas pero con alma sana. Ya se nota algo...

El tercero sería el gimnasio que todos conocemos. El de la élite, el de esos seres que no follan por no despeinarse, que toman batidos de proteinas porque creen que vivirán eternamente, los que se miran al espejo constantemente y no se pajean por no manchar el cristal del gym, los que se crecen con su propia imagen y sudan mucho, los que se depilan y, no solo marcan paquete, sino que marcan hasta los pelos del culo.

Cada uno en su sitio. Así, ni los cachas se burlan de los gorditos, ni los flacos intentan matar a los fibrados y, lo más importante, la gente de a pie no tendría que asistir con bochorno a esas muestras de musculación ante el espejo de ese puñado de narcisistas que su mayor logro en la vida sería pegar vueltas a una farola hasta darse por culo ellos mismos.

Y es que, creerse que eso es vida sana es una estupidez. Mueren más haciendo deporte que en el sofá. La media de vida de un aficionado al gimnasio al de un sedentario a penas es de 2 años más.
Y lo peor, no poder comerse un pastel, medir las calorías, controlarse las constantes e ir diariamente al gimnasio NO ES CALIDAD DE VIDA, ES VIGOREXIA.



9 jul. 2016

ECOLOGISMO Y ZORRERIO



Que estamos dejando el planeta hecho una mierda cae por sí solo. Es como si tuviéramos verdadero asco a la Tierra y quisiéramos destruirla costase lo que costase. Total, ganamos dinero para consumir y ese consumo genera más producción para seguir ganando el dinero que queremos gastar. Es un loop infinito que pasa factura al planeta.
Nadie mueve un dedo y cuando se dice que los casquetes polares se están derritiendo nos echamos las manos a la cabeza como si fuéramos un pollo tomatero histérico. Pero hasta ahí llega nuestra histriónica actuación de Cine de Barrio.

También es que los ecologistas no explican las cosas bien porque entre el vestuario que usan y esos pelos y esas barbas de "yo solo follo con tomates de huerta" confunden al ciudadano. Con todo eso de la "conservación de las especies" el miércoles pasado escabeché un águila. Pusieron el grito en el sky.

Y es que ahora todo está protegido. No hay bicho que se esté extinguiendo por nuestra culpa, bien sea por la caza, por los insecticidas o por los ataques de tos de los humos de las fábricas.

El búho moñudo del Secarral, el topo del Nabo setabense, el grillo cebollero de la Marxal de Pego, la cigüeña ojo-pipa manchega, el salmonete bífio da rias baixas, La tellina jorobada de la Malvarrosa o la cabra botadora del monte penibético son solo algunos de los miles de ejemplos que se van a la mierda en poco menos de diez años.

En cambio, otros animales como los mosquitos tigre, la mosca del higo, la rata arbellonera o las hormigas de jardín de infancia proliferan cosa mala por no hablar de las palomas de pecho tordo obsesionada por cargarse en los bancos de parques y en los coches (creo que son amigas de Sebas de Carglass porque bastan diez mierdas de ese animal para que el parabrisas implosione o se coma todo el color de la carrocería.

El cambio climático es una realidad. Mientras en el Mediterraneo nos asamos literalmente, en China parece Aqualandia, chinos flotando por las lluvias monzónicas o por Tsunamis o por la crecida de vaya usted a saber que río o afluente.

Antes se pegaba la gente buenos "casquetes". Ahora, se derriten. Muy poco interés ponen las potencias mundiales. Si hubieran visto "La Cosa" de John Carpenter no dejarían que se derritiera el hielo para que la extraña criatura se merendara todo lo que encontrase por medio.

Y para colmo está la falla de San Andrés ( los valencianos han emitido un comunicado diciendo que ellos no saben nada de esa Falla ) que dicen que si se va a la mierda o que si también.

Lo peor se lo lleva el Lobo Estepario que está desapareciendo porque sólo come dos meses al año, en Navidad, cuando los polvorones. El resto se toca la cheta.


4 jul. 2016

QUIERO SER UN SOFÁ.

PANCHO ????




LA POLÍTICA ES PARA LOS IDIOTAS.


Antes de empezar a soltar exabruptos y entrar en el tema, quisiera hacer una pregunta. Si metes en un recipiente una mosca y un mosquito, ¿el mosquito picaría a la mosca?

Vale. Ya está bien.

El ser humano es imbécil. Bueno, todos menos yo. Siendo que todos vamos en el mismo barco y nos dirigimos al mismo destino, surge la política, esa cosa que divide a las personas y nos hace creer que nuestra idea es la buena y la contraria es una mierda. No nos planteamos que la idea contraria es, tan solo, otro punto de vista diferente que quiere llegar al mismo destino que la nuestra.

Todos queremos que haya trabajo, menos violencia, mejor economía, buena salud y oportunidades. Y eso lo queremos porque todos, independientemente de la raza, sexo o religión, estamos sometidos a las mismas normas de la Naturaleza: Nacer, crecer y morir.

Pero algunos se han empeñado en añadir una curta fase: Nacer, creer, joder y morir.

Me apena la gente, antes de unas elecciones políticas, que hinchan los medios sociales con su ideologia pensando que así van a convencer a alguien. Solo ratifican a los que tienen sus mismas ideas y nunca al que no piensa así. Y, aún así, ellos dale que dale haciendo el trabajo sucio de los políticos.

Llega el día de las votaciones y los ciudadanos votan (los que quieren, que cada vez son menos...) y, oh sorpresa, siguen mandando consignas políticas como si no hubieran existido las elecciones!

¿Pero no veis que ya se ha votado y la gente, para bien o para mal ya ha elegido? Los que han querido votar ya lo han hecho. Descansa un poquito, hijo, tómate un Trinaranjus.

Si salió tu partido favorito pues jódete porque van a pasar de tí. Sí. Va a pasar de ti el que te pidió el voto. Porque la política es eso: Dame tu voto que yo te doy por culo.
Y si tu opción política ha perdido pues te jodes también. Hay que saber perder.

Hasta aquí todo claro. Ahora empieza la guerra. El que ha ganado se vanagloria de su victoria ridiculizando al vencido. El vencido no deja de repetir que los que han ganado, y los que los han votado, son catetos e imbéciles.

Y en esto consiste "Ser Demócrata". Insultar sea sea la cara o cruz de la moneda.

Pero aún pasen 70 días, los habrá que sigan llenando las redes sociales de insultos , descalificaciones y una postura de "Yo soy el que tiene la razón y tú eres imbécil por no pensar como yo".

Gente cobarde que se mete con la Iglesia (con o sin razón) y no tiene huevos de cagarse en otra religión como la musulmana, por ejemplo, siendo lo mismo: Una cuestión de Fé.
Personas que están en contra del cambio climático y van a trabajar en coche con la refrigeración puesta.
Individuos que defienden a los animales a ultranza y visten a sus mascotas como las Mariquita Perez de la época. Si te gustan los animales, déjalos en libertad...o adopta una rata de arbellón.

En fin, seguiremos viendo en los medios sociales comentarios políticos que esconden una sola verdad: Yo soy listo por lo que pienso y tú eres un mierda por no pensar lo que yo.

2 jul. 2016

TOMÁS REGUELDO ALEGRE: EL PEDIATRA QUE ODIABA A LOS NIÑOS.


En nuestro apartado de Vidas estúpidas tenemos a don Tomás Regueldo Alegre, un pediatra que odiaba a los niños. Tomás nació el mismo día que su madre se puso de parto en un pueblo de Murcia que no viene a cuento. Estudió pediatría después de pasarse un año sabático eligiendo la carrera que quería cursar mientras dedicaba su tiempo a matar ratas persiguiéndolas con patines de hielo.

En la carrera, cuando nadie le veía, entraba en la sala de neonatos y daba capones a los recién nacidos. Pero otras bromas de mal gusto se hicieron habituales en él: poner maíz en las incubadoras con los niños con fiebre para que se llenase el cubículo de palomitas, usar la incubadora de pecera sin sacar al niño y criando pirañas y anguilas eléctricas o poniendo en la frente ojos de oveja para asustar a la enfermera creyendo que el niño tenía tres ojos.

Por fin encontró trabajo en un afamado hospital de Madrid en la sala de Urgencias de pediatría. Ahí hacía de todo: Ponía el fonendoscopio en el congelador y lo sacaba para auscultar a los niños, despuntaba las agujas hipodérmicas sobre la pared, ponía Loctite en el palo de madera sublingual para mirarles la garganta, a los niños con síndromes repiratorios los conectaba al vacío en vez del oxigeno y tenían que sacarlos del depósito de contenedores....una locura. Con deciros que los caramelos que tenía en la consulta para premiar a los niños eran de fresa ácida o de mentol extrafuerte en los casos de dificultad respiratoria. Un par de veces les dió guindillas de la Rioja.

Inexplicablemente llegó a jubilarse sin meterlo en la cárcel ninguna vez. Era como inmune a la Sociedad. Y es que el tío tenía gracia, coño. Tuvo un hijo de su matrimonio y en lugar de enseñarle la palabra "Mamá", "Papá" o, simplemente "Ajo", le enseño a decir "Lionesa". Qué cabrón el Tomás, mareeee....